Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona +info

Hay combinaciones de ingredientes que son un clásico en la cocina y, sea como sea que los preparemos, tendremos siempre el éxito asegurado ante nuestros comensales. Así ocurre con el combo de alcachofas y jamón, que podemos saborear de un modo diferente: con una quiche de elaboración sencilla y a la que podemos dar un toque especialmente cremoso al incorporar la nata para cocinar Pascual.

Nos encontramos en plena temporada de las alcachofas: podemos disfrutar de este producto en su esplendor hasta bien entrado el mes de junio y, con él, podemos dar forma a un gran número de deliciosas recetas. Además, las alcachofas son ricas en nutrientes y propiedades, por lo que es más que aconsejable incluirlas en nuestra dieta.

Si, además de por utilizar ingredientes de temporada nos preocupamos por la sostenibilidad y bienestar animal, cabe destacar que las granjas de Pascual cuentan con el certificado AENOR de bienestar  animal, que evalúa cuatro principios: buena alimentación, buen alojamiento, buen estado de salud y un cuidado apropiado para las necesidades de las vacas.

quiche alcachofas y jamon

¿Cuál es el origen de la quiche?

De entre todas las tartas saladas que podemos preparar, la quiche es la más popular. Si, además, sustituimos la leche por nata para cocinar Pascual, obtendremos un resultado mucho más enriquecido y con el que conseguiremos triunfar ante nuestros invitados.

El origen de la quiche debemos situarlo a principios del siglo XVII en la región Lorena, en el noreste de Francia. Etimológicamente, el vocablo quiche proviene de la palabra küche, que significa tarta en el dialecto lorenés. Esta tarta salada consistía, en su origen, en una masa quebrada rellena de una migaine —mezcla de nata batida con huevos—, aromatizada con pimienta negra y nuez moscada molidas.

Con el tiempo, a la migaine se le añadió queso gruyère rallado y, más adelante, ya en el siglo  XIX, se le incorporaron las pequeñas tiras o tacos de panceta magra, fresca o ahumada, que es la versión clásica de la quiche lorraine que conocemos de hoy en día, aunque hay muchas variantes de esta receta inicial, por ejemplo, con cebolla.

quiche alcachofas y jamon

Receta de quiche de alcachofas y jamón

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 200 ml de nata Pascual para cocinar
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 120 g de taquitos de jamón ibérico
  • 300 g de alcachofas en conserva
  • 80 g de queso de cabra
  • 1 lámina de masa quebrada

Cómo preparar una quiche de alcachofas y jamón

quiche alcachofas y jamon

Precalentamos el horno a 180ºC. Forramos un molde redondo de bordes acanalados con una hoja de papel de hornear. Sobre el papel, depositamos la masa, que deberá estar muy fría para manejarla mejor. Pinchamos la masa con un tenedor.

quiche alcachofas y jamon

Cubrimos la masa con otra lámina de papel de hornear, repartimos garbanzos, lentejas o arroz —de este modo la masa no se hinchará debido a su peso— y horneamos unos 15 minutos. Pasado este tiempo, retiramos el papel con el ingrediente escogido para dar peso y horneamos 5 minutos más para que se dore bien la masa. Sacamos el horno y reservamos.

quiche alcachofas y jamon

Mientras se cocina la masa, escurrimos las alcachofas y cortamos el queso en trocitos y, a continuación, batimos los huevos en un bol.

quiche alcachofas y jamon

Añadimos la nata Pascual para cocinar. Salpimentamos y batimos todo bien.

quiche alcachofas y jamon

Repartimos los taquitos de jamón, las alcachofas y el queso troceado sobre la masa.

quiche alcachofas y jamon

Vertemos la mezcla de nata y huevo sobre el molde, procurando ir con cuidado para que los ingredientes queden bien repartidos.

quiche alcachofas y jamon

Horneamos 30-35 minutos o hasta que el relleno esté cuajado. Si los bordes de la masa se empiezan a quemar, podemos cubrir la quiche con una hoja de papel de hornear.

Otras deliciosas recetas de quiche

La mezcla de huevos y nata para cocinar Pascual es tan sabrosa como versátil, por lo que puede servirnos como base para preparar diversas recetas de quiche.

La quiche lorraine es famosa en todo el mundo y eso ha hecho que se haya extendido el término quiche a muchas variantes que prácticamente no guardan ninguna relación con la receta original, por lo que podrían denominarse simplemente tartas saladas.

quiche alcachofas y jamon

Para empezar a innovar en el universo de las quiches, podríamos cambiar la masa brisa o quebrada por masa de hojaldre. Aprovechando que nos encontramos en una época del año en la que podemos encontrar una amplia variedad de hortalizas y verduras, podemos añadir a nuestra receta nuestras variedades preferidas: calabacín, espinacas, cebolla —que podemos caramelizar previamente para darle un delicioso toque dulzón—, pimientos, puerros, champiñones…

Incluir proteínas es también una excelente opción. Si nos decantamos por la carne, el jamón de York cortado en pequeños tacos queda delicioso, sobre todo si lo combinamos con champiñones, y lo mismo ocurre con el jamón ibérico.

Si optamos por el pescado, podemos añadir a nuestra receta salmón ahumado, gambas o atún en conserva bien escurrido.

Y, para sorprender a cualquier paladar, ¿por qué no incluir en la quiche pasas, nueces, queso (camembert, roquefort, gorgonzola, cabrales), higos frescos troceados o sobrasada desmenuzada?

quiche alcachofas y jamon

Con qué acompañar nuestra quiche de alcachofas y jamón

Esta quiche, un plato contundente, se convierte en protagonista de la mesa en cuestión de segundos, por lo que es una receta perfecta para servir en una cena informal, cortada en pequeñas porciones, como entrante en una comida familiar o formando parte del resto de platos de un buffet informal.

Una ensalada de hojas verdes variadas será el acompañamiento ideal. Lo mejor es que cada comensal se sirva la cantidad de ensalada que desee y la aliñe a su gusto. Para maridar, dependerá del momento en que vayamos a servirla, pero incluso en este punto es fácil resolver el dilema: nuestro vino preferido, ya sea blanco o tinto, una cerveza bien fría o incluso un refresco burbujeante ayudarán a redondear el placer de degustar nuestra quiche.