Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona +info

Cuando llega el buen tiempo apetece renovar nuestro repertorio habitual de recetas con otras que nos traen el aroma de tardes interminables, salidas al aire libre con familiares y amigos y días del playa que saben a sol y salitre. Y dentro de esta categoría de recetas, las más estivales son las de polos y helados.

Estas recetas, además, se prestan a contar con los peques de la casa como ayudantes en la cocina, al ser elaboraciones sencillas, resultonas y sin la necesidad de utilizar utensilios peligrosos.

Y es que la cocina es uno de los mejores lugares de nuestro hogar para pasar momentos especiales e inolvidables. Todos recordamos esa vez que nuestra madre nos dejó cascar y batir los huevos para preparar una tortilla o cómo esperábamos ansiosos a que el bizcocho que nuestra abuela nos enseñó a elaborar creciera dentro del horno.

polos caseros

Los mejores ingredientes para la más deliciosa receta

Una de las claves para conseguir un resultado perfecto en cualquier receta es usar  buenos ingredientes. En este caso, vamos a escoger frutas de temporada, aprovechando que nos encontramos en la estación del año con mayor número de variedades a nuestro alcance: fresas, albaricoques, melocotones, arándanos, grosellas, piña… Las posibilidades son infinitas.

Pero, además, para conseguir ese toque de cremosidad que buscamos, nada mejor que la nata para cocinar de Pascual, una casa que lleva más de cincuenta años ayudándonos a destacar en la cocina y que ahora ha renovado su presentación con nuevos envases, más respetuosos con el medioambiente y fáciles de usar.

La autenticidad y naturalidad de sabor son las claves que marcan la diferencia, y todo gracias a la nata para cocinar de Pascual, que está elaborada con su mejor leche.

A todo lo anterior se le suma la apuesta de Pascual por el bienestar animal —certificado por AENOR tras la evaluación de cuatro principios: buena alimentación, buen  alojamiento, buen estado de salud y comportamiento apropiado para las necesidades de su especie— y la sostenibilidad, ya que el 89% de los envases de la nata están fabricados con materiales  procedentes de fuentes renovables a base de caña de azúcar y de cartón de bosques gestionados de manera responsable.

polos caseros

Receta de polos caseros de fruta

Ingredientes

  • 400 g de fruta congelada variada (arándanos, melocotón, fresas y plátano)
  • 360 g de azúcar
  • Zumo de medio limón
  • 6 claras de huevo
  • 400 ml de nata líquida Pascual (35% materia grasa)

Como preparar paso a paso los polos caseros de fruta

polos caseros

Trituramos las frutas por separado y las vamos colocando en cuatro boles.

polos caseros

Exprimimos el limón.

A cada bol le añadimos una cucharadita de zumo de limón y 80 gramos de azúcar. Mezclamos y reservamos.

Separamos las claras de las yemas. Batimos las claras a punto de nieve con el resto del azúcar.

Vertemos la nata, que tiene que estar muy fría para que monte bien, en un bol.

Montamos la nata hasta que quede consistente.

Repartimos las claras y la nata batidas entre los cuatro boles y mezclamos con una espátula, realizando movimientos envolventes.

Repartimos cada mezcla en moldes de helados y guardamos en el congelador durante un mínimo de 8 horas. Sacamos del congelador unos minutos antes de servir y desmoldamos justo antes de degustar.

Consejos para cocinar con niños

Lograr que un niño se involucre en la preparación de una receta es muy sencillo, porque ellos están siempre dispuestos a ayudarnos en la cocina.  Además de que pasarán un rato muy divertido con nosotros, aprenderán y desarrollarán habilidades creativas y fomentaremos en ellos el sentimiento de responsabilidad.

Cuando un pequeño entra en la cocina, debemos tener en cuenta su edad para saber qué puede realizar por sí mismo y en qué debemos ayudarle. También es importante adoptar una serie de medidas para evitar que se dañe o que ocurra algún tipo de accidente.

polos caseros

Cinco tips infalibles

  1. Debemos procurar involucrar a los niños desde el principio. Dejar que nos ayuden a escoger la receta y que nos acompañen al supermercado para comprar los mejores ingredientes, como los que nos ofrece Pascual, es la mejor forma de hacerlo.
  2. Hay que empezar por recetas fáciles y asequibles para la edad del niño, para que no se desmotive. Esta receta de polos caseros es ideal para que se inicien en la cocina.
  3. No hay que dejar que usen cuchillos u otros utensilios cortantes o con los que se puedan dañar. El fuego es también un elemento peligroso que debemos vigilar de cerca. Si el pequeño tiene corta edad, lo mejor es que seamos nosotros quienes utilicemos los elementos potencialmente dañinos y dejemos que ellos realicen las tareas más fáciles.
  4. Les encantará vestir su propio delantal para poder experimentar sin miedo a mancharse y descubrir nuevas texturas, sabores y aromas, enriqueciendo así su paladar.
  5. La limpieza en la cocina es muy importante. Hay que enseñarles que deben lavarse las manos antes de empezar a cocinar y que los ingredientes, como las frutas, deben aclararse bien antes de usarlas. Al terminar, es conveniente que nos ayuden a recoger y lavar todos los utensilios que hayamos empleado, de este modo fomentaremos en ellos el hábito de la limpieza.

polos caseros

La mejor recompensa: degustar lo preparado

Cualquier niño estará impaciente por probar a qué sabe la receta que ha ayudado a elaborar con tanta ilusión, sobre todo si se trata de algo delicioso como estos polos de fruta. La cremosidad de la nata para cocinar de Pascual aporta ese toque diferencial a la receta, y hará que el pequeño quede enamorado de ella y nos pida repetir la experiencia muchas veces más.