Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona +info

¿Qué sería de la repostería sin los lácteos? Muchísimos de los postres de los que disfrutamos no existirían. Mantequilla y nata son ingredientes básicos en la repostería tradicional y moderna. Las galletas danesas no serían tales sin una buena mantequilla, y lo mismo ocurre con los cremosos helados italianos, preparados con nata, o la crème brûlée francesa.

Por eso, cuando los lácteos son tan importantes en una elaboración, es fundamental apostar por aquellos que ofrecen la mejor calidad, como es el caso de los de Pascual. Esta clásica marca (quién no la recuerda en la alacena de su infancia y ha crecido con ella) ofrece la máxima calidad en sus natas y mantequillas, y sus granjas cuentan con el certificado AENOR de bienestar animal, que evalúa cuatro principios: buena alimentación, buen alojamiento, buen estado de salud y un comportamiento apropiado para las necesidades de las vacas.

Además, Pascual acaba de renovar sus formatos, incluyendo un tapón de rosca en sus botes de 500 ml., por ejemplo. Sus envases, igualmente, han subido la apuesta por la sostenibilidad, y están fabricados en un 89% con materiales procedentes de fuentes renovables.

Con la nata de Pascual como aliada, aquí va una deliciosa receta de panna cotta al café. ¡A disfrutar!

panna cotta cafe receta

¿Qué es la panna cotta?

Panna cotta en italiano significa nata cocida. Y esa es la base de esta receta, la cocción de la nata. Probablemente, el origen de este postre se debe al aprovechamiento del exceso de nata de los productos lácteos de los ganaderos.

Aunque en la receta tradicional la nata se mezcla con claras de huevo y se hornea, en la actualidad, y gracias a la gelatina neutra, podemos prescindir del horneado y preparar incluso en los meses más calurosos este delicioso postre.

Pero la panna cotta debe ser cremosa y no tener una textura gelatinosa, de ahí que la cantidad de este ingrediente que incluyamos en la receta sea moderada.

panna cotta cafe receta

Ingredientes para seis personas

  • 500 ml de nata Pascual para montar 35% materia grasa
  • 150 ml de café espresso
  • 100 g de azúcar
  • 4 hojas de gelatina neutra

Cómo preparar panna cotta de café

Hidratar la gelatina

Además de la materia grasa de la nata empleada en esta receta, la consistencia cremosa de la misma nos la aportará la gelatina. Por eso, debemos comenzar por sumergir las láminas u hojas de gelatina neutra en agua fría durante 10 minutos.

panna cotta cafe receta

Calentar y mezclar

En un cazo, calentamos a fuego medio-alto la nata Pascual junto con el café y el azúcar. Cuando comience a hervir la mezcla, retiramos del fuego.

Escurrimos las hojas de gelatina muy bien y las añadimos a la mezcla de nata y café, removiendo para que se disuelvan perfectamente y no queden grumos.

panna cotta cafe receta

Presentación y tiempo de reposo

A continuación, repartimos el líquido resultante en los vasitos o moldes elegidos y refrigeramos al menos durante 4 horas. ¡Postre listo!

panna cotta 6

Trucos y consejos para preparar panna cotta

La materia grasa, la clave

Esta receta tradicional italiana resulta del aprovechamiento de los productos lácteos y del lema «no se tira nada». Ya que se prepara con nata que contenga una importante cantidad de materia grasa, es clave elegir una que contenga un 35%, como la de Pascual.

Cubrir antes de refrigerar

Para evitar que la primera capa del postre quede seca debido al contacto con el aire, un truco sencillo y rápido es cubrir cada uno de los recipientes con papel film antes de refrigerar.

panna cotta cafe receta

Otras recetas de panna cotta

Manteniendo la nata como base, podemos innovar y preparar otras versiones de este postre. ¿En busca de ideas? Aquí van tres.

Panna cotta con mermelada

Esta es la versión más clásica de la panna cotta. Para prepararla, partimos de la receta anterior y calentamos en el cazo únicamente la nata con el azúcar; además, reducimos a tres las hojas de gelatina y seguimos igual el resto de los pasos.

Por último, coronamos con mermelada de fresa, de frambuesas o de cualquier fruto rojo para un resultado refrescante y cremoso.

Panna cotta de chocolate

Los amantes del chocolate encontrarán en esta versión su postre ideal. Para elaborarlo, calentamos la misma cantidad de nata que en la receta base y sustituimos el café por 100g de chocolate.

Calentamos a fuego medio hasta obtener una crema homogénea y retiramos cuando esté muy caliente, sin que llegue a hervir, para que no se queme el chocolate. Añadimos la gelatina hidratada y escurrida, servimos en vasitos y refrigeramos.

A esta receta, una vez que hemos retirado la mezcla del fuego, le podemos añadir ralladura de naranja. Ya se sabe que la combinación chocolate-naranja siempre es un acierto.

Panna cotta de turrón blando

La propuesta de preparar una cremosa panna cotta de turrón blando nos puede servir tanto para cocinar un original y ligero postre durante las fiestas navideñas como para reciclar los restos de turrón que nos hayan sobrado.

Para ello, calentamos en un cazo la nata junto con 50g de azúcar y 100g de turrón blando. En esta receta, reducimos la cantidad de azúcar, ya que el turrón nos aporta una buena dosis.

Cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea y esta esté a punto de hervir, retiramos del fuego y añadimos solo tres hojas de gelatina. El turrón blando nos aportará más materia grasa a la receta, por eso no necesitamos utilizar la misma cantidad de gelatina neutra.